Sobre la pérdida de audición2018-03-21T11:45:33+00:00

SOBRE LA PERDIDA DE AUDICIÓN

La audición es uno de los sentidos más extraordinarios del cuerpo humano, Se integra a la perfección con el cerebro para ayudar a conectarnos con el mundo a nuestro alrededor. Hecha de un sistema complejo de partes delicadas y sincrónicas. Si alguna de esas partes no funciona correctamente, el resultado podría ser la pérdida auditiva.

NO ESTA SOLO. Se calcula que en todo el mundo hay más de 800 millones de personas que sufren pérdida auditiva. Cada año, más de 8 millones de personas empiezan a utilizar aparatos auditivos. No hay que olvidar que estos aparatos han evolucionado enormemente hasta convertirse en sistemas de comunicación modernos. Los aparatos auditivos mejoran la percepción.

En distintos estudios se ha demostrado que la pérdida auditiva afecta a la vida diaria de la persona que la sufre. Las personas que no utilizan aparatos auditivos afirman que sienten soledad y un cierto empeoramiento en su calidad de vida.

Dos oídos oyen mejor que uno solo. Los dos oídos reciben los sonidos y los transmiten a la parte del cerebro encargada de procesar la audición. Cuando los oídos perciben un sonido, el cerebro determina su dirección. Sucede así porque un oído oye el sonido una fracción de segundo antes y un poco más intenso que el otro. No hay que olvidar que esta capacidad de localización nos sirve de alerta, por ejemplo, ante los coches que se acercan al cruzar una calle. Otro factor importante es la calidad del sonido que es mucho mejor cuando se oye con los dos oídos. Oír con un solo oído a alguien hablando puede resultar plano y extraño.

Si la pérdida auditiva sucede en ambos oídos, se adaptan aparatos auditivos en los dos oídos para obtener la máxima calidad de sonido y conservar la capacidad de detectar la procedencia de los sonidos.

Es importante saber que la satisfacción completa no llegara de la noche a la mañana. Los aparatos auditivos requieren de un periodo de transición corto. Necesitará acostumbrarse a como suenan, como se sienten y entrar en la rutina de usarlos todos los días. Tomará práctica, tiempo y paciencia darse cuenta de todos los beneficios que estos pueden darle a su vida.

Cambian bastante la audición. Para una mejor comprensión verbal, el cerebro tiene que volver a aprender algunas palabras y sonidos, olvidados durante el tiempo que sufrió la pérdida auditiva sin tratar. Motivo: oír no es igual que comprender.

CAUSAS DE LAS PÉRDIDAS AUDITIVAS

Causas en el oído externo

Normalmente, los problemas en el oído externo se deben a acumulaciones excesivas de cerumen e infecciones del canal auditivo. Suele ser fácil solventar estos problemas, aunque la actuación rápida es importante para evitar daños en la audición.

Causas en el oído medio

Los problemas más comunes que interfieren en el buen funcionamiento del oído medio son la inflamación, la existencia de fluido detrás del tímpano, las perforaciones del tímpano y la otoesclerosis (el entumecimiento de los huesos del oído medio). La mayoría de los problemas del oído externo y medio tienen solución eficaz con un tratamiento médico o quirúrgico. Cuando estos tratamientos no son posibles, se puede compensar la pérdida auditiva permanente con un aparato auditivo.

Causas en el oído interno

La mayoría de los problemas de audición tienen que ver con el oído interno. La causa más habitual es el envejecimiento natural. Aunque el exponerse a ruidos intensos, tomar algún tipo de medicación o sufrir fracturas en la cabeza también pueden afectar negativamente a la capacidad auditiva de las personas. Estas influencias dañan las finas células ciliadas y afectan a la transmisión de señales a los nervios auditivos. Normalmente, la pérdida auditiva del oído interno no tiene tratamiento médico. Sin embargo, en la mayoría de casos basta el uso de un aparato auditivo para corregir este tipo de pérdida auditiva.

La pérdida auditiva provocada por un daño en el oído externo o medio se denomina pérdida auditiva conductiva. Cuando los daños se ubican en el oído interno, se denomina pérdida auditiva neurosensorial. Si se producen ambos tipos, se denomina pérdida auditiva mixta.